jueves, 7 de agosto de 2008

Una vergüenza

Todos escuchamos del polémico caso del reconocido psicólogo y profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA) Jorge Corsi. Está acusado de asociación ilícita, corrupción de menores y abuso sexual.

El psicólogo declaró ante la Justicia y acusó de “fantasioso” al menor que lo señaló como cabecilla de una banda de pedófilos que sometía a adolescentes a participar de fiestas sexuales. Si, leyeron bien, dijo “fantasioso”.

La declaración de Corsi llamó la atención de la jueza María Fontbona de Pombo, ya que entra en clara contradicción con un estudio realizado con el uso de cámara Gesell, que determinó que el menor no mintió al afirmar que fue víctima de abuso.

Es estúpido que este hombre nos quiera hacer creer que la víctima no es capaz de reconocer cuando alguien lo obliga a hacer algo que compromete su dignidad como ser humano.

Ya de por sí es difícil superar una situación así y animarse a declarar en contra del abusador. ¿Cuántos casos no son denunciados por vergüenza o simplemente porque la víctima teme que no le crean?

9 comentarios:

Sebastián Nadal dijo...

La verdad, este tipo es un impresentable. Para colmo, apelará hasta las últimas consecuencias a sus conocimientos profesionales para tratar de desacreditar a los que lo acusaron.
Tipos como este hay muchos, pero el caso es más grave tratándose de un psicólogo reconocido a nivel nacional por especializarse, justamente, en combatir las causas y las consecuencias del delito que él mismo cometió.

Anónimo dijo...

Me sorprendió mucho esta noticia, a veces se trata de la persona que uno menos espera... Y pensar que en varias materias de mi facultad estudié de sus libros. Realmente es como una burla.
De cualquier modo, sea un profesional o no, cualquier delito contra un niño es aberrante.

el Rafa dijo...

Tortura lenta seguida de muerte!!!!!
Después de 4 o 5 con una condena así nadie mas se anima.

Juan Pablo Sosa dijo...

Es una gran verdad que muchos casos no se denuncian por temor o por vergûenza, y así estos estos tipos actúan con impunidad, hasta que alguien se anima a acusarlos.

Juan Pablo Sosa dijo...

Ah, una cosa más Maby. Es in F-L-A-S-H, el diseño de tu blog.
Besos

Bernardita Padilla dijo...

Gracias por los comentarios. Oso, coincido en que Corsi utilizará sus conocimientos para desacreditar a los que lo acusaron, es un descarado.
Rafa, un poco extremo lo tuyo, pero creo que salvo que le den perpetua (cosa imposible en este país)nunca va a poder pagar lo que hizo.
Juan Pablo, sip, actúan impunemente porque quién los va a querer denunciar si después nadie les cree. Ah, y gracias por lo del diseño del blog.

LUZ dijo...

Son increíblemente muchos los casos que no son denunciados. Este, llama la atención por tratarse de un profesional reconocido, y debido a que las publicaciones del mismo apuntaban a problemas familiares.
Aquí, nos damos cuenta de cuan enferma esta la sociedad y como la persona que uno menos lo espera puede ser el culpable.

Aldana Antonutti dijo...

Una persona asi no merece ni ser escuchada; y menos si nos quiere engatuzar haciendonos pasar por tontos y a su victima por mentiroso. Esperemos que la justicia actue y que personas como estas sientan el peso de la ley.
Ahora una pregunta supongamos que es condenado y despues de un tiempo vuelve a salir; ¿personas asi merecen una segunda oportunidad, como sociedad los tendriamos que integrar? yo la verdad tengo mis dudase

Juan Pablo Sosa dijo...

Che Maby, ¿qué pasa que abandonaste el blog? Ponete las pilas.
Besos