lunes, 2 de febrero de 2009

Y a esto le llaman diversión…

Sin duda muchos leímos la nota sobre el indigente indio que fue quemado por tres jóvenes italianos, entre los que se encuentra un menor de edad, simplemente porque querían divertirse.

Al principio pensé que fue una equivocación y que los agresores no habían tenido la intención de lastimar al inmigrante, pero leyendo la nota de La Gaceta se me pusieron los pelos de punta –literalmente-.

Se hicieron muchas conjeturas, entre ellas que lo habían quemado por ser indio. Pero los jóvenes explicaron: "Le rociamos con gasolina sólo para divertirnos. Queríamos saber cuánto duraba y nos daba igual si era negro o rumano". ¡Ah! Ahora me quedo mucho más tranquila, no lo rociaron por ser inmigrante, sino solo por ser indigente… No se qué me causa más escalofríos.

Pero lamentablemente no tenemos que viajar a países europeos para ver este tipo de discriminación. Hace unos años en Buenos Aires un grupo de chicos –porque eran realmente chicos de edad- quemaron a un boliviano en la parada de ómnibus mientras dormía. Y como este caso se pueden enumerar muchos más.

¿Qué tipo de castigo se puede dar a seres que dañan de esa manera a otras personas? ¿Hay algún castigo que los haga entender que “eso que quemaron” era un ser humano y que quemarlo no es divertido?

3 comentarios:

Sebastián Nadal dijo...

¡Volviste!!! Justo había leído la nota... Habría que intentar quemarlos a ellos, digo... ¿no te parece? Así van a entender que no es divertido.

Un beso, siga escribiendo aquí.

Rafa dijo...

Estoy de acuerdo con lo que decís, es trágico lo que ocurre con la xenofobia y el racismo en el mundo entero…., para no irnos tan lejos basta con ir por Lules y preguntarle a un luleño qué opina de los obreros de la comunidad boliviana que trabajan en sus campos. Vas a ver que más de un pirómano te va a responder una locura.
Saludos

Marili dijo...

¿Qué pasa, Maby, que no escribís? Quedo esperando...